Saltar al contenido
Noticias Internacionales

Julia Longo usa su Mano de robot para inyectarse insulina aunque tiene diabetes

septiembre 26, 2021

Julia Longo tiene 38 años, es economista y nació sin mano izquierda. Gracias a la tecnología, puedes cumplir con tu tratamiento. Cómo la implantación de una prótesis cambió su vida

Julia Longo
Compartir

Julia Longo. Julia Longo nació sin mano izquierda. Cuando tenía apenas unos meses le hicieron una prótesis de silicona, pero ella demostró que le molestaba de diferentes formas y dejó de usarla antes de cumplir un año.

No tiene problemas con su crecimiento y desarrollo, pero a los 13 años estaba en la pubertad y quería una prótesis. Hizo todo lo posible por acostumbrarse, pero decidió dejarlo a un lado porque la ataba en lugar de ayudarla. «A partir de ese momento, decidí vivir una vida sin prótesis ni cordones», dijo a International News.

«Nunca dejo de hacer nada. Voy a conciertos de rock y hago todo tipo de actividades. Nunca me limito. Cuando tenga un hijo, lo abrazaré y lo dejaré ir». Hoy, Julia de 38 años recordó que vivía en Buenos Aires y era madre de un niño de 5 años. Pero su opinión en 2017 fue: «He visto a personas en otros países comenzar a usar prótesis funcionales, biónicas y robóticas, y sus movimientos son relativamente naturales».

Ese año, hace apenas unos meses, ingresó en la unidad de cuidados intensivos debido a una «cetoacidosis diabética» y resultó que tenía diabetes tipo 1, una enfermedad crónica que requería que se inyectara insulina y controlara regularmente el azúcar en sangre. Noticias Internacionales.

Por un lado, el problema de los pinchazos era un problema en ese momento. «Cuando los sensores Freestyle llegaron al país, mi diabetes estalló y tuve suerte». Estos son sensores de monitorización de glucosa que reducen la cantidad de pinchazos necesarios para el control de la diabetes y permiten una mejor monitorización.

“Pero como nunca me limité en nada, la espalda lo fue sintiendo por la asimetría entre ambos brazos. Primero tuve dolor de espalda y terminé con la ciática lesionada, con hernia de disco”. Así, con el conocimiento sobre la existencia de nuevos tipos de prótesis, se empezó a movilizar para obtener una.

En junio de 2020, “un técnico de la empresa que fabrica este tipo de prótesis (del exterior) me realizó el testeo de las señales musculares. Mis señales movieron las variables de la pantalla al máximo y el resultado fue determinante”.

Durante la pandemia, decidió encargar sus «manos de robot», que personalizaron y enviaron a su casa, bajo su obra social. «La formación a distancia de los terapeutas ocupacionales es fundamental para el aprendizaje de las diferentes funciones que se pueden realizar».

Hoy Julia usa su mano para muchísimas actividades, desde utilizar la computadora y hacer tareas del hogar, hasta hacer compras e involucrarse en todo tipo de actividades recreativas. “No es que antes no podía hacer nada, sólo que lo hacía de forma diferente, y afectaba la posición de mi espalda. Ahora también es un gran desafío hacer las cosas de una nueva manera”.

“Con la prótesis, la espalda mejoró un montón, incluso hoy puedo usarla para hacer pilates. Pero no la tengo todo el día puesta porque tiene cierto peso, la piel se cansa a veces y transpira. Me la saco y pongo como si fuera un zapato, según mis necesidades”. Julia hoy puede realizar diferentes tipos de juegos con su hijo, y hasta inyectarse insulina en el cuerpo sin inconvenientes.

“La gente se asombra, el otro día en una plaza vino una mamá con dos nenas emocionadas por ver cómo la movía. Les mostré y cuando se fueron le pidieron a la mamá una mano como la mía”, contó entre risas. También ha escuchado otro tipo de comentarios pero no les da importancia y vive su vida sin las limitaciones que la mayor parte de las personas podría creer que tiene.

“Es verdad que no es fácil enfrentarse a un lugar nuevo donde hay gente nueva por conocer, hay muchos prejuicios. Igual, hoy siendo madre y habiendo pasado situaciones duras de la vida, la verdad que no es un tema. Me resulta mucho más complejo en realidad afrontar el tema de la diabetes que esto”, reconoció Julia.

Julia es licenciada en economía, trabaja en un banco y tiene un hijo de 5 años que la estimula constantemente a realizar nuevas actividades. Uno de los principales desafíos para ella fue lograr medirse la glucosa en sangre, colocarse el sensor de monitoreo e inyectarse insulina. “En la inyección, la prótesis me ayuda a sostener la lapicera mientras cargo la aguja y luego a pellizcarme mientras me inyecto”, explicó.

Julia celebró el avance de la ciencia: “Nunca es tarde para empezar, cuando yo era chica esto no existía. Está bueno visibilizar que se pueden hacer las mismas cosas pero de manera diferente. Antes se pensaba en la solución y no en el problema real. Ahora se entendió que el problema no es la falta de la mano sino las funcionalidades asociadas a la interacción con una sociedad construida para dos manos”.

¿Qué son las ‘manos robóticas’ y cómo funcionan?

Según Jimena Del Piccolo, terapeuta ocupacional con posgrado en rehabilitación de manos y miembros superiores y prótesis electromiográfica certificada, el término apropiado es en realidad prótesis mioeléctrica, «porque el mecanismo de activación es a través de la fuerza y ??el tacto ubicado fuera del brazo restante».

O ejercicio. Cuando se capturan estas señales musculares, el muñón del paciente activará el dispositivo terminal o la mano protésica «.

Los expertos explicaron que la prótesis electromiográfica multiarticular «está diseñada para suplir la falta de extremidades distales» y garantiza que los avances tecnológicos brindan la posibilidad de «lograr un agarre envolvente, precisión y fuerza». En cualquier caso, todavía hay un camino de desarrollo importante, porque en Argentina «todavía no hay prótesis sensibles», «la gente no puede sentir lo que está jugando, por lo que en el entrenamiento la visión juega un papel fundamental».

¿Para qué pueden ser utilizadas estas prótesis?

La oferta de actividades es muy amplia y se adaptan a las necesidades de los pacientes. Se pueden utilizar para actividades como vestirse, pequeña higiene y alimentación. Además, también se puede utilizar para compras, procesamiento de divisas, preparación de comidas, retiros de cajeros automáticos, conducción de automóviles, entretenimiento, actividades laborales y deportivas.

Pero es importante no exponer la prótesis a líquidos, fuego o sustancias inflamables. Entiendo que no hay restricciones para hacer las cosas, pero es importante usar el equipo de manera responsable.

¿Qué tipo de prótesis de mano existen?

Los tipos de prótesis existentes son decorativos y funcionales. Por cuestiones de postura, simetría corporal y aceptación del uso de prótesis, si se utiliza desde temprana edad, las primeras jugarán un papel prioritario. En cuanto a la funcionalidad, contamos con prótesis mecánicas que se activan por fuerza física; la electromiografía utiliza sensores externos para decodificar señales musculares para activar las prótesis.

Con el avance de la tecnología, hoy tenemos sensores que se activan con el tacto o la presión en lugar de con la fuerza. Como resultado, se logra una mayor calidad y más ejercicio, con menos compensación corporal y fatiga, lo que tiene un gran impacto en la calidad de vida.

¿Por qué a veces no son utilizadas durante las 24 horas?

No todos los pacientes usan prótesis todos los días y todo el día, lo que no significa que el paciente no esté adaptado para usarlas. Esto significa que después de conocer y comprender su propósito y significado, elige y elige la prótesis como la herramienta que la hace posible.

Con Información de Infobae